Almas..

domingo, 11 de noviembre de 2012

Simple..


Simple, todo simple, sin discursos, ni rimas, ni metáforas, ni efectismos, simple:

Simple. Llegaste y despertaste mi amor.

Simple. Fuiste enseñándome a  vivir  desde ese amor.

Simple. Te volviste mi música.

Simple.  Fui feliz como nunca lo había sido.

Simple. No logré mantener  lo aprendido.

Simple. Un día te llevaste mi música.

3 comentarios:

  1. Veo que eres un blogger nuevo, eso me ha facilitado leer todas tus entradas.
    En primer lugar, yo antes también escribía sólo historias de amor y desamor. Cuando se está soltero, y sobre todo, cuando se viven desgracias, es cuando la mente más facilidad tiene para crear. Quizá porque cuando estamos contentos, estamos más ocupados viviendo. He tenido que madurar para darme cuenta de que era capaz de escribir sobre otras cosas y sentirme igual de bien, pero pasé mucho tiempo sin escribir cuando empecé con mi novio.
    Y en segundo lugar, he conocido muchas personas a lo largo de mi vida, y son bien pocas las que muestran un poco de preocupación, ya sea por los delfines o por los indigentes. Yo hago cosas por, como tú dices, moverme, y de paso me siento un poco mejor persona. Pero me revienta toda esa gente que se dedica a mirar y quejarse. Por desgracia son más de los que parecen.
    Espero que no seas uno de esos bloggers que vienen por aquí y abandonan, porque no creo que escribas tan mal de desamor como dices.
    Un saludo y mucho ánimo!

    ResponderEliminar